viernes, agosto 15, 2014

Huxley sobre la naturaleza salvaje

El culto a la naturaleza es un producto de las buenas comunicaciones. En el siglo dieciséis todos los hombres sensatos detestaban la naturaleza en estado salvaje. (...) Fue solamente después de que se hicieron los caminos cuando la gente comenzó a alzar las manos y a bendecir a la naturaleza. Sin dominar, la naturaleza no parece tanto divina como siniestra, alarmante y, sobre todo, exasperantemente obstructiva. Andar caminando por las montañas cuando uno sabe que en cualquier momento se puede deslizar al valle y encontrar un buen camino con ómnibus y un servicio de wagonslits es un pasatiempo delicioso. Pero si uno tiene que ir atravesando esas mismas montañas no por placer sino por obligación y por la razón suficiente de que no hay otro medio para llegar a donde se quiere ir... bueno, pues el caso es muy distinto. Lo sublime de la naturaleza -y estas malditas barrancas son indudablemente sublimes- llega a ser contemplado no con adoración sino con rabia, no como evidencia de la tarea divina sino como trampas para bobos tendidas por algún insoportable demonio bromista. En Centroamérica uno aprende a comprender la actitud clásica hacia la naturaleza.

Mas allá del Golfo de México. Aldous Huxley. 

jueves, agosto 14, 2014

Huxley sobre los indígenas

Francamente, por más que lo intente, no me agradan las gentes primitivas. Me hacen sentir incómodo. "La bêtise n'est pas mon fort."

Huxley sobre el valle de Antigua (Guatemala)

Los habitantes del valle de Antigua han sufrido, para decirlo con George Herbert, "aflicciones surtidas, angustias de todos los tamaños". La muerte violenta les llegó (y aún les llega) en una gran variedad de maneras. Existe lava para quemarlos y ceniza volcánica para sofocarlos. A veces tiembla la tierra y son tragados por ella o sepultados bajo las ruinas de sus moradas. Y ocasionalmente, para variar la monotonía, se ahogan un poco.

- Más allá del Golfo de México. Aldous Huxley.

Mucho más arios que los arios

El mercado cubierto, tan grande como varias catedrales, estaba repleto. Indias diminutas transportando su propio peso en productos de granja y siempre con uno o dos niños colgados como alforjas sobre sus hombros se movían silenciosamente de un lado a otro sobre los pies descalzos. Familias enteras de campesinos morenos se acuclillaban inamovibles junto a los pasajes. Amas de casa ladinas regateaban entre los puestos. El tono de sus voces cuando hablaban con los vendedores indios era o bien arrogante o bien, si querían ser amables, condescendiente. Los mestizos centroamericanos son criados para ser mucho más arios que los arios. Su actitud hacia aquellos que, después de todo, son paisanos de su madre, es casi invariablemente ofensiva. Desprecian a los indios, no se intersan por sus costumbres y sienten como una ofensa personal que los extranjeros les presten tanta atención. Un sentimiento de inferioridad provoca -¡y con qué horrible regularidad!- una sobrecompensación. (...) En todos nuestros vagabundeos centroamericanos no encontramos un solo ladino que no sintiera necesidad de sobrecompensar.

- Más allá del Golfo de México. Aldous Huxley. 

jueves, agosto 07, 2014

Huxley sobre la sexualidad de los mayas

En el caso de los mayas deberíamos recordar que las observaciones del doctor Gann fueron hechas entre los desdichados habitantes de las tierras bajas de Centroamérica. La malaria y los parásitos. el alcohol puro y la desnutrición han reducido a estas gentes a un grado de vitalidad muy bajo. Es difícil hacer el amor con el estómago vacío y más difícil aun con un duodeno lleno de ankylostomas. Los antiguos mayas dominaban la selva y tenían todas las tierras en cultivo intenso. En su tiempo la alimentación debe haber sido abundante y "fiestas pródigas", como lo ha señalado el poeta, "aumentan el deseo. Alimentados adecuadamente, los mayas eran, probablemente, tan inclinados al amor como cualquier otro pueblo; y aun si su excitabilidad nerviosa no eran tan grande como la nuestra, eso no hubiese impedido, como lo ha demostrado Malinowski, que se interesaran por el sexo por lo menos tanto como nosotros.

- Más allá del Golfo de México. Aldous Huxley.

martes, agosto 05, 2014

Huxley sobre las frutas tropicales

Trinidad

Las naranjas que se producen en estas islas tropicales son especialmente jugosas y aromáticas; pero nunca aparecen en ningún mercado europeo o norteamericano. Como nos sucede a tantos de nosotros, su cara es su desgracia; poseen una piel que la naturaleza ha hecho no naranja sino verde brillante, estriada irregularmente de amarillo. Por lo tanto nadie las comprará fuera de su lugar de origen. Pues la fruta, por extraño que sea, se vende principalmente por su aspecto, no por su gusto. Todo fruticultor sabe que su producto debe atraer primero al ojo y sólo secundariamente al paladar. ¡Se han emprendido inmensos trabajos para embellecer la piel, pero cuán poco se ha preocupado nunca alguien por mejorar el sabor de nuestros postres!

El atractivo de los colores brillantes, la simetría y el tamaño, es irresistible. La manzana con gusto a aserrín del Medio Oeste es maravillosamente redonda y roja; la naranja de California puede no tener sabor y una cáscara como cuero de un cocodrilo... pero es una lámpara de oro; y la rotundidad, lo rojo y lo naranja son lo que primero percibe el comprador cuando entra en la tienda. Más aun, estas dos frutas son grandes; y la codicia es tan tonta que siempre prefiere grandes pedazos de comida a pequeños trozos de comida - y los prefiere aun cuando esa comida sea comprada al peso, y no hace diferencia alguna el que las porciones individuales sean grandes y pequeñas. 

Pero esto no es todo aún. El hombre se asoma a la realidad a través de un medio que interviene y es sólo parcialmente transparente: su lenguaje. Ve las cosas reales recubiertas por sus símbolos verbales. Así, cuando mira las naranjas es como si las observara a través de un vitral que representa naranjas. Si las naranjas reales corresponden al beau ideal de las naranjas pintadas en el vidrio siente que todo anda bien. Pero si no corresponden lo asalta la sospecha: algo debe andar mal. 

Un vocabulario es un sistema de ideas platónicas a las cuales sentimos (ilógicamente, sin duda, pero con fuerza) que la realidad debería corresponder. Gracias al lenguaje todas nuestras relaciones con el mundo exterior están teñidas por una cierta cualidad ética; siempre antes de comenzar nuestras observaciones, pensamos que ya sabemos cuál es el deber de la realidad para serlo en efecto. Por ejemplo, obviamente, el deber de toda naranja es ser naranja; y si en la realidad no son color naranja sino, como las frutas de Trinidad, verde brillante, entonces nos rehusaremos aun a probar estar caricaturas anormales e inmorales de naranjas. Todo lenguaje contiene, por implicaciones, un conjunto de imperativos categóricos. 

- Aldous Huxley. Más allá del Golfo de México.

miércoles, julio 02, 2014

Sobre el mestizaje

Parece que Dios mismo conduce los pasos del sajonismo, en tanto que nosotros nos matamos por el dogma o nos proclamamos ateos. ¡Cómo deben de reír de nuestros desplantes y vanidades latinas estos fuertes destructores de imperios! Ellos no tienen en la mente el lastre ciseroniano de la fraseología, ni en la sanger los instintos contradictorios de la mezcla de razas disímiles; pero cometieron el pecado de destruir esas razas, en tanto que nosotros las asimilamos, y esto nos da derechos nuevos y esperanzas de una misión sin precendentes en la Historia.
De La raza cósmica. José Vasconcelos

martes, junio 17, 2014

La guacamaya

(...) La llaman guacamaya y pertenece a la familia de los papagayos, pero tres veces más grande, pues tiene casi dos pies desde el pico hasta la punta de la cola. Es un soberbio animal, pero muy perverso, que no sólo mordisquea el palo donde se encarama, sino todas las puertas, y causa grandes estragos en las plantas, y, además, trata de morder a quienquiera que se le acerque. Emita unas cuantas palabras, roncas y confusas, y suele dar un chillido de lo más desapacible. Lo que pasa es que, presumiendo de su belleza, trata de ser lo más antipático que puede.
- De La vida en México. Durante una residencia de dos años en ese país. Madame Calderón de la Barca.

domingo, junio 08, 2014

Poetry!!!

A tribute to Allen Ginsberg's classic 1956 poem, a short film lampooning the addictions of our generation.

Yelp: With Apologies to Allen Ginsberg's "Howl" - By Tiffany Shlain & Ken Goldberg Here is the original Poem by Allen Ginsgerg. Sublime.

Locations of visitors to this page