jueves, mayo 26, 2016

Julián del Casal

Amor, patria, familia, gloria, rango,
sueños de calurosa fantasía,
cual nelumbios abiertos en el fango
sólo vivisteis en mi alma un día.

Julián del Casal. "Nihilismo"

Chulada de poema

Tengo el impuro amor de las ciudades. 
Y a este sol que ilumina las edades 
Prefiero yo del gas las claridades.
A mis sentidos lánguidos arroba. 
Más que el olor de un bosque de caoba, 
El ambiente enfermizo de una alcoba.
Mucho más que las selvas tropicales, 
Plácenme los sombríos arrabales 
Que encierran las vetustas capitales.
A la flor que se abre en el sendero, 
Como si fuese terrenal lucero. 
Olvido por la flor de invernadero.
Más que la voz del pájaro en la cima 
De un árbol, todo en flor, a mi alma
anima La música armoniosa de una rima.
Nunca a mi corazón tanto enamora 
El rostro virginal de una pastora, 
Como un rostro de regia pecadora.
Al oro de las mies en primavera. 
Yo siempre en mi capricho prefiriera 
El oro de teñida cabellera.
No cambiara sedosas muselinas 
Por los velos de nítidas neblinas 
Que la mañana prende en las colinas.
Más que al raudal que baja de la cumbre, 
Quiero oír a la humana muchedumbre 
Gimiendo en su perpetua servidumbre.
El rocío que brilla en la montaña 
No ha podido decir a mi alma extraña 
Lo que el llanto al bañar una pestaña.
Y el fulgor de los astros rutilantes 
No trueco por los vividos cambiantes 
Del ópalo, la perla o los diamantes.

"En el campo". Julián del Casal.

miércoles, mayo 25, 2016

Monsi haciendo Jaque Mate

Al prodigarse los travestis, la "vibración de sonatina pasional" asociada con la mujer se torna enigmática. Al principio los travestis le copian todo a las mujeres, pero, al juzgarse inoperante la imagen ancestral de lo femenino, tal parece que con tal de construir su comportamiento ideal los travestis y numerosas mujeres le copian todo... a los travestis, últimos depositarios de los secretos y las técnicas de presentación y los guiños y las tácticas de la femineidad. En shows o programas de televisión, la influencia notoria de las cantantes de moda es la de sus imitadores, los travestis. Loopin' the loop. La parodia resulta el modelo de identidad ultrafemenina. La coquetería es hoy el dominio del female impersonator. Y a la coquetería, fruto de la intuición, la sucede la técnica de lo femenino.

- Carlos Monsiváis. "Aires de familia. Cultura y Sociedad en América Latina"

Monsi sobre los rockeros

De 1960 a 1970, aproximadamente, se ataca a los adictos al rock por su falta de nacionalismo. En cada país, se imponen versiones "nacionales" del rock, muy azucaradas debido a la censura social, eclesiástica y gubernamental. Y por eso la vanguardia juvenil extrema lo que, desde fuera, se califica de "desnacionalización". Pero los rockeros, muy específicamente, ven el inglés como el idioma de las visiones más significativas. La "americanización" (en rigor, la diversificación) es inevitable, en su caso no por simpatías políticas o afanes colonizados, sino por ser un trámite de eliminación de controles, la puesta al día de las sensaciones.

En los relatos donde el rock es atmósfera y destino, los personajes oyen discos como si atendieran profecías, y el paisaje acústico define la existencia. El ídolo es el Super Yo, y el grupo predilecto es cultura familiar. Los jóvenes escritores, a diferencia de la generación anterior, formada en la literatura y el cine, ven en el ídolo el estilo-de-vida, y los personajes de sus relatos desean encarnar las cualidades atribuidas a los semidioses del rock, y viven para la frase incisiva, el desplante, el sexo experimentado como alucinación, la alucinación presentada como orgasmo, el desafío de la droga, la incomprensión del tedioso mundo de los adultos.

- Carlos Monsiváis. "Aires de Familia. Cultura y Sociedad en América Latina".

martes, mayo 24, 2016

Monsi sobre el realismo mágico

De la narrativa, desde el punto de vista de la resonancia, la cumbre es Cien años de soledad, de García Márquez, otro Canto General que sitúa a Macondo en la geografía entrañable de Iberoamérica y -hay consecuencias indirectas poco recomendables- desentierra, para mejor gloria del eurocentrismo, el término de Alejo Carpentier "lo real maravilloso", y pone en circulación el "realismo mágico", que no es sino el estupor "civilizado" ante los hallazgos del "primitivismo".


- Aires de Familia. Cultura y Sociedad en América Latina. Carlos Monsiváis. 

lunes, mayo 16, 2016

El post-heroísmo según Monsi

Si el desempleo es la cesación de esa pertenencia al mundo que es la vida productiva, el aprendizaje del idioma de la eficacia es la renuncia a la imaginación. Todo de pronto se vuelve informática, Recursos Humanos, mercadotecnica, costo integral del financiamiento, cursos, congresos donde se aprende a influir en los demás. El culto al liderazgo abruma y el dogma no admite disidencia: "Si la nación va a subsistir, será bajo la forma de una empresa." Cualquiera, incluso la vendedora ambulante, afirman los filósofos de la iniciativa privada, puede ser micro o macroempresario. Se trastorna la orientación vocacional de la clase dirigente. Si en la política el poder ha ido de los abogados a los economistas, en la etapa ascendente del neoliberalismo las carreras de los habitantes de la cumbre son, cada vez más, administración de empresas, Planeación Estratégica, Desarrollo Económico, Alta Dirección de Empresas, Ciencias Computacionales, ingeniería financiera. La supervivencia de los más aptos se decide en los posgrados, y el reconocimiento de un segundo idioma (el español) es un valor agregado.

- Carlos Monsiváis. Aires de Familia. Cultura y Sociedad en América Latina. 

lunes, septiembre 14, 2015

Wanabees y cocottes

Lo que es risible son nuestros compatriotas y los de las otras repúblicas de América, cuando les da por afrancesados; la hermosa lengua castellana les parece vulgar, fingen olvidarla y sólo quieren hablar francés, aunque lo hablen mal y lo pronuncien peor; yo no me declaro perito para juzgarlos, pero lo que digo es a juicio de los fraceses mismos; en ciertas costumbres quieren ser también fieles imitadores.

Aquí nadie critica que una señora de edad vaya a diversiones ataviada con vistosos trajes y adorne su blanca cabellera con flores y brillantes. Cuando tienen un niño, a los treinta días que dan parte para recibir sus visitas, se colocan una chaise-longue con su robe de chambre, adornada de encajes y flores, teniendo algunas la fantasía de empolvarse la cabeza, pintarse la cara y ponerse lunares a su capricho.

Hay otras, que sin estar enfermas, se meten en la cama, que adornan lujosamente, lo mismo que sus personas, para recibir visitas que son de su agrado. Preguntando a una señora francesa muy cumplida, de la mejor sociedad, me contestó: "Desgraciadamente en esta ciudad hay muchas cocottes et coquetterie."

- Isabel Pesado. Apuntes de Viaje de México a Europa, en los años de 1870, 1871 y 1872. Paris, 1910. Compilado en: Viajeros Mexicanos (Siglos XIX y XX) por Felipe Teixidor.

Comerciantes ingleses

Los comerciantes ingleses hablaron como bancos de escritorio magnetizados, sumaron y restaron todo lo que era número, pesaron todo lo que estaba sometido a las leyes de gravedad, descontaron, giraron, aceptaron y protestaron. Dividieron en acciones toda la materia y el globo terrestre fue ignominiosamente cotizado con todo y habitantes, con excepción de los ingleses.

- Francisco Bulnes. Sobre el Hemisferio Norte Once Mil Leguas. Impresiones de Viaje a Cuba, los Estados Unidos, el Japón, China, Conchinchina, Egipto y Europa. Fragmento en Viajeros Mexicanos (Siglos XIX y XX). Compilador Felipe Teixidor.

miércoles, septiembre 02, 2015

¿Cesó la Inquisición? No, cesó el local, 
varióse el nombre con el edificio:
es hoy Capitanía General
lo que antes se llama Santo Oficio. 
Con la Constitución todo es lo mismo, 
mudóse el nombre, sigue el despotismo.

- Memorias. Fray Servando Teresa de Mier. Ed. Porrúa.

El gatito que le quitaron a Fray Servando

(...) Fue la iniquidad de este hombre hasta mandarme quitar un gatito que era toda mi diversión, porque no le faltaba más que hablar. Yo nací para amar, y es tal mi sensibilidad, que he de amar algo para vivir. Así en mis prisiones, siempre he cuidado aunque no sea sino de una arañita, unas hormiguitas, algún ser viviente; y cuando no, de una plantita siquiera. Sentí mucho mi gatito. 

- Memorias. Fray Servando Teresa de Mier. Ed. Porrúa

Awww.

Más sobre Madrid

De los balcones  se arrojaban los bacines a la calle diciendo: "Agua va", como todavía se hacen en Portugal. Carlos III se empeñó en quitar esta porquería de la calle, y los madrileños se resistieron, diciendo el protomedicato que por ser el aire muy delgado convenía impregnarlo con el vapor de la porquería. Carlos III decía por eso que los madrileños eran como los muchachos, que lloraban cuando les limpiaban la caca. Al fin se hizo en cada casa una secreta de un agujero, que llaman Y griega. Está en la cocina, y sirve para derramar allí los bacines porque nadie puede sentarse; siempre está mojada de las aguas de la cocina, que echan por allí. Todos los conductos de las YY griegas van a un depósito. Este lo limpian los gallegos, cada uno o dos meses, por la noche, que no dejan dormir a nadie, y es tal la peste  durante ocho días que muchos enferman.

- Memorias. Fray Servando Teresa de Mier. Ed. Porrúa.

viernes, agosto 14, 2015

El pueblo de Madrid.

Tira parejo nuestro querido Fray Servando:

"Casi el día que llegué vi por la calle de Atocha una procesión, y preguntando qué era, me dijeron que era la Virgen puta. Y es que como la imagen es hermosa, la asomaba por entre las rejas una alcahueta para atraer parroquianos. El lenguaje del pueblo madrileño anuncia lo que es, un pueblo el más gótico de España.Una calle se llama de Arranca-culos, otra de Tentetieso, una de Majaderitos anchos, otra e Majaderitos Angostos. Uno vende leche y grita: '¿Quién me compra esta leche o esta mierda?' Las mujeres le gritan: 'Una docena de huevos: ¿ quién me saca la huevera?'

"[...] En los barrios se vive como en un lugar de aldea. Los hombres están afeitándose en medio de la calle y las mujeres cosiendo. El barrio más poblado e insolente es el del Avapiés. Y cuando hay fandango de manolos en los barrios, el del Avapiés es el bastonero. Esta preferencia la ganaron en una batalla de pedradas que se dieron montados en burros. Los reyes mismos tienen miedo de ir por allí, y paseando un día la reina en coche por junto al río Manzanares, donde lava el mujerío manolo, la trataron de puta porque estaba el pan caro. La reina echó a correr, y prendieron a unas treinta, que luego soltaron, porqeu la cosa no era sino demasiado pública.

[...]

En ninguna parte de Europa tienen el empeño que las españolas por presentar a la vista los pechos, y las he llegado a ver en Madrid en el paseo público con ellos totalmente de fuera, y con anillos de oro en los pezones. Lo mismo que en los dedos de los pies, enteramente desnudos, como todo el brazo desde el hombro. Y ya que no pueden desnudar las piernas, llevan medias color de carne. "

- Fray Servando Teresa de Mier. Memorias. Ed. Porrúa.

Miseria catalana

Continuación sobre las impresiones de Fray Servando Teresa de Mier en su visita a Cataluña en 1803. El título de Miseria Catalana viene del libro, ¡ojo!

"Allí no se trata de otra cosa que de sueldos, libras y dineros, y por eso se dice que los mandamientos de los catalanes son tres: libras, sous y dinés. No se oye otra conversación, ni el catalán da paso, ni saca ochavo, sino con la esperanza de ganar; y para hacer limosna a los presos de la cárcel, etc., es necesario rifa. No hay sobre esto distinción de ricos o pobres, señores o gente ordinaria. Estando las tropas en Manresa, el marqués de Albaida, grande de España, coronel de Almansa, alojado en una casa de mucha distinción, como debíamos dar una batalla, determinó hacerse un cinturón de lienzo con onzas de oro cosidas, para llevarlo interiormente, como practican los militares para que les quede algo, si caen prisioneros, con que ayudarse. Mandando su asistente a comprar el género, la señora dijo que se comprase en tal parte, y la niña, su hija, haría el cinturón. Lo hizo muy bien, y el marqués estaba imaginando el regalo que había de hacer a la señorita de un abanico precioso, etc., cuando la señora le dijo: 'Págale a la niña su trabajo'. '¿Cuánto es?' - le preguntó el marqués, turbado. 'Dos quincetas': medio real nuestro.

Me decía el marqués que le vinieron impetus de tirar con la silla en la cabeza. Pero no hay remedio, allí no se da paso sin linterna. Y los sacerdotes, para ir a decir misa a una iglesia, tienen que llevar su vino y su cera. Los parientes cuando van a visitar a sus parientes, tienen que llevar su comida por todo el tiempo que estén, mas que sea un solo día. Oí un gran ruido en mi posada, en Tarragona, y bajé a ver qué novedad era. '¡Qué ha de ser! - me respondió el ama, y era mujer de un comerciante- sino la poca vergüenza de mi padre, que se ha venido a meter a casa sin traer qué comer'.

Me sucedió en Olot, villa grande y rica, que estando conversando con el dueño de mi alojamiento, y pidiendo una pobre limosna a la puerta, dijo: 'Denle limosna a mi padre, y que se vaya'. '¡Su padre de usted!...' 'Sí - me respondió -: es sobrevenido'. Para entender esta respuesta es menester saber que como en toda la España en los títulos y mayorazgos sólo hereda el primogénito, en Cataluña sólo él hereda a sus padres, cualesquiera que sean. Los demás hermanos son sus criados. Y todo el mundo saca el sombrero al hombre del hereu; o si no  hay, de la pubila. El hereu se trata con la distinción de amo desde que nace. Desde chiquito le hacen un asiento pegado en la mesa para que coma sentado. Las hermanas, mas que sean grandes, le están sirviendo de pie con los brazos cruzados, como criadas, y así se llaman ellas mismas. 'Yo no soy - dicen -, más que una criada' para decir que no es la pubila. Cuando, pues, hay pubila y no hereu, es necesario que venga marido de fuera; pero sólo es para engendrar un hereu, como cuenta que en cierto tiempo admitían a los hombres las amazonas. En cuanto crece el hereu toma la administración de los bienes, y echa a su padre a la calle porque es sobrevenido. Cuando el hereu casa, los padres de la mujer exigen precisamente que sus suegros hagan cesión de los bienes y su administración en su yerno, que suelen tratar a los suegros como si fuesen sobrevenidos. Por eso en Cataluña se ven continuamente pleitos en los tribunales, de padres contra hijos, e hijos contra padres. La diosa Matrona es la diosa del país, a quien todo se sacrifica. No hay lengua que tenga por eso más negaciones: il n'y pas, n'y a cap, úy a res. Y lo que hacía mucho reir en las salutaciones  y cumplidos, es que para preguntar por la salud de los niños, aunque sean los más decentes, dice: '¿Cómo está la canalla?' ".

- Fray Servando Teresa de Mier. Memorias. Ed. Porrúa. 

Los catalanes

Impresiones de Fray Servando Teresa de Mier sobre los catalanes, cuando visitó su tierra en 1803.

"(...) su fisonomía me parece la más fea de todos los españoles, aunque son fornidos, altos y robustos. Dicen que Cataluña viene de Gollandia, esto es, tierra de godos, y me parece que es allí donde se ha conservado más su fisonomía. Las narices son de una pieza con la frente. Las mujeres también son hombrunas, y no vi en toda Catalúña una verdaderamente hermosa, excepto algunas entre la gente pobre de Barcelona, hechuras de extranjeros o de la tropa que siempre hay en aquella ciudad de las demás partes del reino. Su vestido es un chaleco, unos calzones, sus zapatos de cuerda de cáñamo o alpargatas, y su gorro de lana colorado. Estas dos últimas cosas las lleva hasta la gente decente y los curas en sus casas. Todos parecen cautivos; y como una parte de la Francia son catalanes, y como tales hacen comercio en América, este gorro encarnado es el mismo gorro encarnado de la libertad francesa. El genio es alborotador y escandaloso por la más mínima cucaña, indómito y revoltoso.

Pero no se parecen a los españoles en ser holgazanes y perezosos. Son agricultores, comerciantes, fabricantes, carruajeros, navegantes, y no se dan un instante de reposo. ¿De qué provendrá esta enorme diferencia? Así como la Europa es la más activa de todas las partes del mundo y no deja en quietud y paz a las otras, porque es la menos rica en producciones, la más pobre y menesterosa, así la actividad de los catalanes proviene de habitar el país más miserable, estéril y montuoso de España. Hombre pobre, todo es trazas, y allí el que no se menea no come. Ellos labran los montes en escalones que llaman bancales, y en cada bancal siembran unas coles que poco medran, y sus hojas verdes son su comida regular, atole de maíz desleído en agua que llaman farinetas, y pan de maíz, centeno o mijjo, que es una semilla pequeña negrita. Sus panes los forman o en ruedas tan grandes como  una adarga, o en unos rollos largos de una vara, y con un cuchillo de dos cachas, como si fuese sierra, van cortando cada día para comer, porque no amasan sino por meses. A las tres de la mañana ya se levantan las mujeres para cocer las coles con agua y sal, y a las tres y media almuerzan los hombres para irse a trabajar toda la noche. De lo que produce su sudor pagan dos partes al dueño del campo, y de la tercera viven. Nunca beben agua en jarro o vaso, ni sin teñirla con vino ordinario; ha de ser en un porrón, esto es, un cantarillo con un caño o pico que levantan al aire, y de allí les está cayendo un chorro regularmente sobre la vuelta del labio superior, y a veces desde el carrillo, por galaneta, porque en esto cabe su vanidad, como en que la punta del gorro colorado venga a caer sobre la ceja. Los forasteros nos desesperamos porque no hay otros vasos, y ellos tienen por una grandísima porquería aplicar los labios. La verdad es que este es un ramo de su economía para no gastar vino, porque aunque se esté bebiendo un cuarto de hora, como el chorro es tan delgado, muy poco vienen a beber. Pero es tan infalible el no beber agua sola, que hasta los niños de pecho, cuando las madres la beben, les dan evacuaciones."

- Fray Servando Teresa de Mier. Memorias. Ed Porrúa. 

Locations of visitors to this page