miércoles, abril 07, 2010

En México la gente está tan acostumbrada a que todo les suceda por accidente, al azar, sin planeación, que es casi imposible encontrar a alguien cuando se quiere verlo. Puedes estar llamando dos semanas seguidas a la casa de tu mejor amigo sin que te responda jamás la llamada. Mientras más le llamas menos ganas le dan de responder. Es más fácil encontrarlo por la calle casualmente. O en una fiesta. Si le haces algún comentario va a decir que no se acordó de responder, que no tenía crédito o que perdió el teléfono.

El chiste es no mostrar interés. Al parecer es la forma de conseguir las cosas aquí. Aunque me sigue resultando un misterio cómo conseguir las cosas sólo con quererlas... o tal vez el problema mismo está en tener cualquier intención clara y premeditada sobre cualquier asunto. Cualquier interés en algún asunto les inspira desconfianza. Tal vez por eso los mexicanos son tan dados a la imaginación. Prefieren que todo pase en la mente y no llegue nunca a realizarse. Entonces así todo siempre sale como ellos quieren. Es curioso, porque muchos hombres cuando cuentan anécdotas, siempre son deseados por todas las mujeres que los rodean, siempre son bien machotes y madreadores y siempre responden heróicamente ante cualquier situación. Y cuando uno está presente es más bien todo lo contrario.

"Se vale soñar," entonces.

Y tal vez tengo que replantearme aquello de "mejor amigo."

1 Invaluables opiniones:

Blogger Jonathan Bradshaw dijo, aunque sin mucho sentido ...

Más vale solo que mal acompañado.

mié. abr. 07, 08:32:00 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home


Locations of visitors to this page