viernes, octubre 14, 2011

Hola, chicos, he vuelto:



Cuando un mono hembra quería dirigir una "señal sexual" a un macho, explica Desmond Morris, le mostraba ostensiblemente su trasero. Y he aquí el milagro: las hembras de muchas especies de monos tienen un trasero que, cuando se acerca la ovulación, se enciende, poniéndose tan rojo como un pimiento morrón, y se hincha ostensiblemente. La cópula se produce generalmente cuando ellas exhiben sus órganos en el punto álgido de su dilatación. Así que el macho babuino o chimpancé se pasaba la vida corriendo de un culo rojo a otro, lo que sin duda le permitía olvida su infortunio. El caso de la hembra del hombre es diferente. Su trasero no se hincha con los ciclos menstruales: es siempre protuberante. Así que, a priori, siempre está dispuesta para el macho y puede copular aunque le sea imposible concebir. Eso irritó durante mucho tiempo a la Iglesia Católica.

- De Breve Historia del Culo. Jean-Luc Hennig

1 Invaluables opiniones:

Anonymous Anónimo dijo, aunque sin mucho sentido ...

Oseas q no puedo lanzar la piedra y salir corriendo? El zoológico humano y traseros que se encienden me puso a pensar en algunas ideas para videos de Raeggetón. En fin saludos desde la ciudad de los segundos pisos aka palacios mayas aztecas zapotecas mixtecas toltecas y pochtekas.

vie. nov. 04, 04:29:00 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home


Locations of visitors to this page